Terrazas de planta baja, Áticos o jardines.
Una de las preguntas más frecuentes de los clientes cuando quieren instalar un toldo o una pérgola en su terraza es: ¿Puedo usar el toldo cuando llueve?
Es una pregunta interesante, y la respuesta es que debemos explicar muy bien lo que hay que hacer. La relación de los toldos con la lluvia es difícil y complicada, Incluso más que con el viento.
En Montol trabajamos principalmente en la zona de Tarragona, conocida por por los grandes vientos que se producen durante todo el año, y nuestros clientes conocen muy bien los efectos que provocan en su vida personal. Los efectos de la lluvia, al ser más escasa en la zona, son más desconocidos.

El cambio climático está haciendo aumentar, en estos últimos años, la virulencia de la lluvia y la gran cantidad de litros por metro cuadrado caídos en muy poco tiempo. Uno de los últimos ejemplos lo tenemos con la tormenta “Gloria”, que hizo estragos, especialmente con la lluvia (dell viento hablaremos en otro artículo).

Ante la amenaza de lluvia intensa, hay que tomar precauciones. Existen sensores que retiran el toldo en caso de lluvia

Los toldos que se instalan en terrazas suelen ser de brazo extensible, superiores a 2,50m. de salida o de pérgola tipo “palillero”. Acostumbran a salir con poca pendiente para aprovechar al máximo la superficie de la terraza. Las pérgolas tipo “palillero”, sin embargo, suelen Instalarse planas.
Nuestros clientes siempre nos hacen la misma pregunta: ¿aguantará la lluvia? Respuesta: Depende de la lluvia. Sé que no es una respuesta lo suficiente clara, pero Debemos debemos fomentar en nuestros clientes los sentidos del respeto y la prudencia.

Una lluvia tranquila pero constante nos permite el uso del toldo extensible, aunque vigilando mucho la posible acumulación de agua en la parte central de la lona, ​​que es lo que nos indicarà el límite del producto en cada Instalación.

En el caso de las pérgolas con toldo “palillero”, debemos vigilar del mismo modo, pero la resistencia es bastante superior a la del toldo extensible, ya que dispone de una estructura de aluminio con unas costillas que refuerzan la lona.

Los problemas importantes vienen con los grandes aguaceros por sorpresa y que la actual climatología nos ofrece. Estos aguaceros, que en poco tiempo dejan caer litros a granel, son la principal amenaza en estos tipo de toldos. La acumulación de agua en estas estructuras provoca importantes destrozos y deformaciones, tanto en la lona como en la misma estructura.
Actualmente, los sistemas de motorización de Somfy ayudan a estar más tranquilos en caso de lluvia. Motorizar el toldo y poner un sensor nos puede ayudar a minimizar accidentes.
En resumen, hay que disfrutar al máximo de la terraza, pero vigilando los aguaceros.